La tecnología espacial ayuda a frenar el cambio climático

La tecnología especial ha generado dispositivos y sistemas que respetan el medioambiente y ahorran energía. Los sistemas basados en los satélites ayudan a reducir las emisiones de dióxido de carbono, los sensores remotos optimizan el rendimiento de las turbinas de aire y la información procedente de los satélites meteorológicos ayudan a que los paneles solares produzcan más energía.

Estos son sólo algunos ejemplos que muestran cómo la tecnología empleada en el espacio puede ayudar a la Humanidad. A lo largo de los años, el Programa para la Transferencia de Energía de la ESA y sus Centros de Incubación Empresarial han desarrollado una gran cantidad de innovaciones tecnológicas y empresariales que apoyan la creación de nuevos productos y servicios para frenar el cambio climático.

La tecnología espacial aplicada a las energías renovables

Para maximizar la cantidad de electricidad que genera un molino de viento, la compañía francesa Leosphere desarrolló un pequeño instrumento capaz de medir la velocidad y dirección del viento. La particularidad de este dispositivo es que su franja de trabajo va desde el suelo hasta una altura de 200 metros. Esta tecnología es muy parecida a la que utiliza la ESA en su satélite Aeolus, que observa las corrientes de aire desde el espacio.

Imagen 1


La experiencia de la ESA en este campo resultó vital para Leosphere, que la aprovechó para mejorar su dispositivo. Esta fase de mejora tuvo lugar durante la pu esta en marcha del proyecto de la ESA en el Centro de Incubación Empresarial (BIC, con sus siglas inglesas), ubicado en Noordwijk, Holanda. Gracias a esta tecnología se han desarrollamo otros instrumentos similares que se utilizan actualmente en más de 100 países.


Con los datos procedenes de los satélites, SolarSAT, de la empresa italiana Flyby, puede predecir la potencia que generará una planta fotovoltáica. Esta información se ha utilizado para mejorar el diseño de los sistemas y para identificar los fallos de estas plantas. Hay que destacar que estos fallos pueden reducir hasta en un 10% la efectividad de una planta fotovoltáica. El sistema ya está funcionando en Italia.

Los sensores espaciales reducen las emisiones de las plantas de calor

La tecnología que se aplica en los pequeños sensores de gas de calentadores cerámicos se desarrolló inicialmente para medir el nivel de oxígeno que había alrededor de una nave espacial durante su reentrada en la atmósfera. Ahora se utiliza en sistemas que controlan el calor que desprenden las combustiones industriales, una de las causas de polución medioambiental más importantes.

Imagen 3


Según Rainer Baumann de TU Dresden “Puede reducir la cantidad de gases contaminantes que se emiten a la atmósfera y asegurar que estas plantas de calor trabajan a un nivel óptimo. También reduce el consumo de combustible en un 10-15%”. Actualmente, la empresa alemana ESCUBE utiliza esta tecnología, que cuenta con el apoyo del Programa para la Transferencia de Energía de la ESA y de su socio MST, en sistemas encargados de controlar las emisiones térmicas industriales.

    Página siguiente