Astrofotografía con Webcam

¿A quién no le gustaría fotografiar esas imágenes de los cráteres de la Luna que vemos por el telescopio? ¿Y si os dijéramos que con un desembolso pequeño las podréis hacer vosotros mismos?

En las próximas secciones os daremos unas pequeñas pautas de cómo tomar vuestras propias fotos, empezando por el material necesario, las técnicas empleadas para poner a punto el telescopio, la posterior captura de imágenes y, finalmente, cómo sacar el mejor partido a esas imágenes procesándolas hasta obtener el resultado final.

1.- Materiales

Desde niños nos hemos sentido fascinados por la Luna. Nuestro satélite es el modelo ideal para iniciarse en el mundo de la astrofotografía. Pero, ¿qué necesitamos para fotografiarla?

Telescopio con montura ecutatorialEste será el material que deberás tener:

  1. Telescopio: para fotografiar la Luna no es necesario un telescopio muy potente.

  2. Montura ecuatorial: Lo que sí es conveniente es tener una montura ecuatorial dado que su mayor ventaja es la posibilidad de seguir a los objetos celestes con solo mover un eje. Además, este eje se puede motorizar para que el seguimiento sea automático y los objetos se mantengan centrados en el campo visual. Esta montura es compleja porque es imprescindible que esté correctamente alineada (lo explicaremos más adelante). Evidentemente aquellos que tengáis un montura GOTO ya estáis bien encaminados y no necesitaréis el motor del que hablaremos a continuación.

  3. Motor: Existen diferentes modelos de motor dependiendo del tipo de montura que tengáis. En estas fotos podéis ver un motor par una montura EQ2 y otro para la montura EQ3. El primero de ellos solo motoriza el eje AR mientras que el segundo motoriza tanto el eje AR como el eje de declinación. Lo que hace el motor en una montura ecuatorial es compensar el movimiento de rotación de la Tierra con el eje de ascensión recta (plano paralelo al ecuador celeste, dividido en 24 horas, desde el punto del equinoccio de primavera hacia el este).

    Motor AR Motor DEC

  4. Webcam (sensor CCD): Una webcam contiene en un pequeño chip fotosensible que, a través del  ordenador,  permite manejar fácilmente los distintos parámetros: tiempo de exposición de cada fotograma, la ganancia, saturación, brillo, contraste, etc.  Generalmente se usan aquellas que tienen un chip de tipo CCD y no CMOS ya que las primeras son más sensibles a la luz.  Básicamente funcionan de forma similar a las cámaras CCD astronómicas, aunque estas últimas tienen un chip fotosensible de mayor tamaño, mayor calidad y además suelen ir refrigeradas reduciendo así el ruido térmico y permitiendo tiempos de exposición muy largos (obviamente la diferencia de precio es también astronómica). Dadas la menor sensibilidad, la limitación en el tiempo de exposición y ausencia de un sistema que refrigere el chip, la webcam está limitada a objetos celestes muy luminosos como son  la Luna, los planetas y estrellas muy brillantes. Algunas webcams típicas en astrofotografía son: Phillips SPC900NC, la Phillips ToUCam Pro, la Celestron Neximage, la Meade LPI, la Logitech QuickCam VC...

  5. Adaptador Webcam: Existen en el mercado distintos adaptadores para poder acoplar la cámara webcam al telescopio. En las imágenes siguientes podéis ver los adaptadores para realizar imágenes a foco primario (foto izquierda) o por proyección de ocular (foto derecha, en el interior del “Camara Adapter” estaría colocado un ocular):

    Foco primario Proyección de ocular

  6. Portátil: Evidentemente para poder manejar la webcam necesitaremos un ordenador.

Bien. Ya estamos equipados. Ya tenemos todo lo necesario para hacer nuestras primeras astrofotografías. El siguiente paso será poner a punto el telescopio. Pero eso será en la próxima entrega.

¡Hasta pronto!

Paloma Vidal
Astrofotógrafa. Miembro de AstroFácil y AstroSiMa

    Página siguiente