Los sumerios y la astronomía

Entre los años 3500 y 3000 a. C. el pueblo sumerio se asentó en Mesopotamia, en la zona comprendida entre los ríos Tigris y Eufrates. La riqueza de la tierra y la presencia de agua convertía el lugar en una zona ideal para el asentamiento. El alimento de los pueblos nómadas dejaría de ser un problema. Contarían con todo lo necesario para cultivar la tierra y hacer de la agricultura su principal fuente de sustento.

Además, contaban con barro para construir sus casas. Con él hacían ladrillos que luego apilaban para construir las viviendas. Entonces no tenían ningún material para unir los ladrillos entre sí por lo que las casas eran muy endebles. De hecho, cuando una casa se deterioraba, la echaban abajo y sobre esa base construían el nuevo edificio.

Canalizaron el agua y consiguieron hacerla llegar a zonas apartadas de los ríos. Así, los asentamientos crecían, y los poblados se convirtieron en ciudades. Cada una de ellas era un pequeño estado en miniatura que luchaba por crecer el tamaño e importancia. De todas las ciudades, una destacó con nombre propio: Uruk. Aquí se inventó la rueda y la escritura, dos factores claves en la evolución del Hombre.

Uruk
Representación de la ciudad de Uruk.


Las primeras escrituras no eran más que pictogramas que representaban sonidos. Pero era escritura. Gracias a ella, el conocimiento pasaba de unos a otros y perduraba en el tiempo. Más adelante, estas representaciones gráficas dio lugar a la escritura cuneiforme, donde conjuntos de pequeños símbolos formaban palabras, y éstas, frases. Utilizaban bloques de arcilla que, después de utilizarlos como lienzos, horneaban para que adquiriese dureza.

SargonLas ciudades rivalizaban unas de otras por el poder y la riqueza. Hubo algunos intentos de conquistar todas las ciudades para unificar al pueblo sumerio, pero ninguna tuvo éxito. Hasta que en el año 2350 a. C., apareció Sargón, un acadio de la ciudad de Kish. Se hizo con el poder de su ciudad y trató extenderlo al resto de ciudades sumerias. Lo consiguió y hoy se le considera el fundador del primer gran imperio de la Historia.

Pero el imperio no duró mucho tiempo. Debido a las revueltas internas y a los ataques de los pueblos nómadas, los herederos de Saragón vieron como, en el año 2220 a. C. el imperio se deshacía en pedazos, quedando reducido a una serie de ciudades estado independientes. Sus gobernantes desarrollaron una habilidad especial para la política.

La administración de estas ciudades sumerias estaba dividida en dos partes (que a menudo llegan a chocar entre sí). Por lado se encontraba el príncipe, responsable de la administración de los bienes materiales. Por otro, estaban los sacerdotes, que se encargaban de la gestión de todos los temas relacionado con los dioses. Estamos hablando de una sociedad muy dependiente de la religión. Consideraban que todo lo que ocurría en la vida era obra de los dioses. Los sumerios debían servirlos y cumplir sus deseos. Cada ciudad tenía un dios. En el centro de la urbe construían una gran pirámide escalonada llamada Zigurat. Era la morada del dios de la ciudad. Cuanto más importante fuese la ciudad, éste sería mucho más grandioso. El Zigurat cumplía una segunda labor. Se utilizaba para estudiar el cielo.

Zigurat
Representación de un Zigurat, la morada del dios de la ciudad y punto de observación del cielo.

Página siguiente