Tengo unos prismáticos. ¿Qué puedo ver hoy?

Estamos estrenando el otoño y el veranito de San Miguel nos está dejando unas noches estupendas. Eso sí, se nota el frío. Pasamos de temperaturas que superan con creces los 25ºC durante el día y, al caer la noche, bajan en picado hasta los 8ºC. Ha y que ir abrigados. Recuerda revisar la indumentaria que llevarás a tus observaciones.

Estrenamos el mes con un espectáculo sólo apto para los más madrugadores. A última hora de la noche, un Lucero del Alba espectacular (Venus) atrapa nuestra atención para conducirnos, poco a poco, hacia la gran constelación invernal: Orión.


Preciosa la constelación de Orión, con sus tres estrellas alineadas formando su famoso cinturón.


Hay más planetas en la madrugada. Marte y Júpiter parecen luchar por conquistar a la diosa romana de la belleza, Venus. Según avance el mes de octubre, ambos planetas se irán acercando a Venus, hasta colocarse muy cerca: Marte estará a 0,4º entre los días 16 y 19, mientras que Júpiter estará a tan solo 1º el día 18.

Si queréis imitar a Galileo cuando hace poco más de 400 años apuntó a Júpiter con el primer telescopio de la historia, haced lo propio con vuestros prismáticos. Descubriréis cuatro puntitos a su alrededor, distribuidos todos en un plano. Son sus lunas más grandes: Io, Calisto, Ganímedes y Europa. Probad a mirar a Júpiter diferentes días y tomad nota de la posición de sus lunas. Si utilizáis un programa como Stellarium, podréis identificarlas.

Lunas de Júpiter


Curiosamente, Júpiter iba a ser una estrella. Bueno, se quedó en proyecto de estrella. Necesitaría mucha más masa para iniciar los procesos de fusión que se dan en nuestro Sol. Pero su composición es muy parecida a la de Wasat, (74% Hidrógeno, 24% Helio, 1% Oxígeno y un 1% de otros componentes). Pero, al encontrase más cerca nuestra, parece brillar mucho más que la estrella. Nada más lejos de la realidad.

No abandonamos esta parte del cielo matinal porque el día 9, una fina Luna en Cuarto menguante parecerá interponerse entre Venus y sus dos perseguidores. No perdáis de vista estos días la Luna porque os ayudará a localizar al escurridizo Mercurio. El día 11, nuestro satélite estará muy cerca de alcanzar su fase Nueva y apenas será una uña en el firmamento. Pero esa mañana en particular aparecerá en el cielo acompañado de un punto luminoso muy escurridizo: Mercurio. Como sabes, Mercurio es el planeta más cercano al Sol, por lo que sólo se puede observar cuando está en los puntos más extremos de su órbita (visto desde nuestro planeta), porque sólo entonces aparece en el firmamento sin su brillante compañero. Este mes, Mercurio parece haber adelantado al Sol en su loca carrera orbital y aparecerá por el horizonte antes de que lo haga el Sol y eclipse su luz.

    Página siguiente