Observación en Los Ángeles de San Rafael (10-07-10)

Cielo nubladoEl pasado sábado, 10 junio, organizamos una noche de observación astronómica en los Ángeles de San Rafael, Segovia. Aunque los pronósticos del tiempo dijeron que la tarde estaría libre de nubes y supremos de un tiempo envidiable, el hecho cierto es que a la hora de salir de casa, el cielo en la provincia de Madrid estaba bastante cubierto. Aún así, nos armamos de valor, cargamos los bártulos en el coche y nos dirigimos hacia Segovia. Teníamos la fe de que al cruzar el puente de Guadarrama nos encontramos un cielo limpio y despejado.

Pero no fue así. El cielo de la vertiente segoviana de la Sierra era aún más desalentador que el que habíamos dejado atrás. Es cierto que hemos tenido otras observaciones parecidas en Los Ángeles de San Rafael y que finalmente, con la puesta de sol, las nubes terminan por desaparecer. Pero teníamos miedo de que no todo el mundo lo viese como nosotros y terminasen por no venir.

Nos dirigimos al punto de reunión, la gasolinera que se encuentra en la entrada de la urbanización. Según llegamos, empezó a aparecer gente que venía a la quedada. En muy poco tiempo nos habíamos reunido más de 10 personas, todas con unas ganas locas de pasarlo bien y de disfrutar de una noche dedicada a la astronomía.

Mientras esperábamos a los últimos en llegar, unos cuántos se dirigieron a la plataforma, para empezar a montar los equipos. La tarde estaba fenomenal. El poco aire que había se estaba calmando por momentos, la temperatura era muy agradable y las nubes empezaban a retirarse.

Montaje de los telescopio

Así que descargamos los coches y empezamos a montar los equipos, las mesas, los ordenadores…
La que debimos montar, porque alguna familia que otra se acercó a ver qué hacía esa pandilla de frikis.

Montando el NexStar 6" Montando a La Bestia
Raquel y Jorge montando su NexStar. Álvaro, Javier y Carlos equilibrando a La Bestia.
   
Montando Meade ETX 125 Hormiguitas y Julio
José y Eduardo preparando el Meade ETX 125. Julio, Paloma y Edu (Hormiguitas)
preparando la montura de Saki.

 

En esta quedada contamos con nuevos amigos, algunos de ellos era la primera o segunda vez que salían a hacer una observación. Los que terminaron pronto de montar sus equipos echaban una mano a los más rezagados. Y, mientras esperábamos a que la Polar se dejase ver entre las nubes, dimos cuenta a nuestras cenas. Estos momentos siempre son especiales, porque charlas con unos y con otros, tienes la oportunidad de conocer otros equipos y las soluciones que han aplicado los compañeros de observación a los problemas que les han ido surgiendo con sus equipos.

Gran compañerismo

Página siguiente