Observación solar - 26 de septiembre de 2010

El domingo 26 septiembre 2010, Jesús Carmona (Fobos) y Patricio Domínguez (Arbacia), prepararon una sesión de observación solar para los miembros de AstroFácil.

El evento tuvo lugar en el parking de la Facultad de Informática de la Universidad Complutense de Madrid. Esta zona es ideal para hacer este tipo de observación porque permite ver el Sol cuando ya ha ascendido unos grados en la bóveda celeste.

Los primeros en llegar
El punto de encuentro fue el parking de la Facultad de Informática de la UCM.


La observación solar es distinta de la observación nocturna. Como ya sabes, los cuerpos celestes nocturnos se ven mejor cuanto más cerca se encuentran de tu vertical (es decir, del cénit) ¿Por qué? Porque en este punto la cantidad de atmósfera que hay entre el telescopio y el cuerpo observado es mínima, con lo que se reducen al máximo las deformaciones que generan las perturbaciones atmosféricas en el objeto observado.

Pero el Sol es un tanto especial. Es verdad que es una estrella como muchas de las que vemos en la noche. Pero su proximidad a nuestro planeta hace que debamos cambiar el “chip” para observarlo. Si quisieses tener el Sol en tu vertical, es decir, en el cénit, tendrías que esperar al medio día. Como sabes, es la hora en la que hace más calor, porque el Sol ha calentado la superficie de la Tierra y la atmósfera. Es decir, es el momento en que más perturbaciones hay en la atmósfera, por lo que resulta imposible ver el Sol con nitidez.

Entonces, el mejor momento para observarlo ¿es según sale por el horizonte, al amanecer? Esta pregunta parece lógica ¿verdad? Porque justo en este momento, el Sol es visible y no ha tenido tiempo de calentar ni la superficie de la Tierra, ni la atmósfera de la zona donde estamos. Pero es en este mismo punto donde tenemos que atravesar la mayor cantidad de atmósfera para ver al Sol, y la imagen tampoco sería nítida.

Lo mejor es esperar que el Sol ascienda unos 10º sobre el horizonte. A partir de ese momento dispondrás de un par de horas para disfrutar del astro rey. Pasado este tiempo, ya habrá generado suficientes perturbaciones en la atmósfera como para que no merezca la pena seguir observando.

Sol listo para observar
Para observar el Sol espera a que suba unos 10º sobre el horizonte.


Según íbamos llegando a la zona de observación, Jesús nos estuvo contando detalles y curiosidades sobre el Sol. Por ejemplo, para hacerte una idea de su tamaño, imagina que la Tierra estuviese situada justo en el centro del Sol. La Luna estaría situada en la mitad de la distancia a la superficie de la estrella (si podemos hablar de una superficie como tal).

Otra curiosidad es la variación de temperatura. En su núcleo, el Sol alcanza los 10 millones de grados centígrados. Según te separas del núcleo, la temperatura desciende hasta unos 6.000 grados en la fotosfera. Hasta aquí todo normal: según te alejas de la fuente de calor, la temperatura desciende. Pero si sigues alejándote, la temperatura empieza a subir de nuevo. En la cromosfera sube hasta los 50.000ºC y, ya en la corona, llega a los 1-2 millones de grados. ¿Cómo es posible que la temperatura suba de forma espontánea?

Las últimas teorías apuntan a que, efectivamente, no lo hace de forma espontánea, sino que el “ruido” solar es quién calienta estas capas externas. Las distintas densidades del plasma lo hace moverse y chocar entre sí, generando ondas. Estas ondas son las que, al chocar con otras partículas, aumentan su temperatura. Teniendo en cuenta las dimensiones del Sol, la gran cantidad de ruido que genera es perfectamente capaz de calentar las capas externas hasta las temperaturas que hemos comentado.

Charla de Jesús
Jesús nos comentó detalles asombrosos sobre el Sol.

Pero la curiosidad no acaba aquí, ya que son 2 millones de grados centígrados un tanto peculiares. Si nos plantásemos allí no nos quemaríamos. La densidad de la fotosfera solar es tan baja (unas 100 veces más baja que la de la nuestra atmósfera a nivel del mar) que absorberíamos el calor de las pocas partículas que nos rodeasen sin quemarnos. Curioso, ¿verdad?

  Ir a página: 1 - 2 - 3 - 4 Página siguiente