Observación en Riaza (01-10-10)

El viernes 01 de octubre de 2010 hicimos caso a unos cuántos amigos del foro y nos fuimos a Riaza a conocer la calidad del cielo que tienen por aquellos lares.

Tras una dura jornada de trabajo, partí raudo y veloz hacia mi destino. El GPS me dijo que sería un paseíto de una hora y media y, debo confesaros que se me pasaron volando. Cuando me quise dar cuenta estaba en el desvío a Riaza. "Bien," pensé. "En unos diez minutos estoy compartiendo cielo con el resto de gente." Y no me habría equivocado mucho si no hubiera tardado más de 15 minutos en encontrar la zona de observación. Tendríais que haberme visto. Parecía un satélite orbitando alrededor de ellos. Hablaba con ellos por teléfono mientras me guiaban. "Pita". "Te oigo, sigue avanzando" ... "Pita", "Te oigo, te has pasado. Vuelve…"

Total, que finalmente llegué a la parcela, dejé el coche, me abrigué un poco y entré por un caminito tenuemente alumbrado. Al fondo vi la silueta de una casita con el cielo iluminándola, y eso que aún no había Luna.

Riaza
El cielo me dio una cálida bienvenida.


Lo bueno de llegar tan tarde es que ya estaban todos los equipos montados. Lo malo, es que al presentarme no les vi la cara a ninguno, jeje. Estuvimos observando distintas maravillas del cielo. Os confieso que el cometa no nos llamó la atención. Habíamos leído que no era gran cosa y nos centramos en otros objetos con los que el espectáculo estaba asegurado.

Allí estaban Carlos y su “Bestia”, Hormiguitas y su “TakaSaki” y Mr.Spock con un telescopio newtoniano espectacular. También nos acompañaron Marta y Susana, dos hermanas simpatiquísimas con las que nos lo pasamos estupendamente.

Aprovechando que “cada loco estaba con su tema” saqué el trípode, mi cámara y me puse a tirar fotos de gran campo, tratando de captar alguno de los regalos que nos brindaba el cielo.

El OVNI-estufaLa temeperatura era estupenda. Aunque parecía que pasaríamos frío, yo terminé hasta quitándome el abrigo. Seguramente fue por un grandioso invento que tenía allí Spock. La seta mágica, que en realidad era una estufita al aire libre, aunque en la foto parezca como un OVNI.

Carlos y yo estuvimos un buen rato centrados en Andrómeda. Colocamos la cámara réflex a foco primario y nos pusimos a tirar fotos. Era la primera vez que tirábamos fotos a esta galaxia, pero sin sistema de enfoque, no obtuvimos nada digno de mención.

El cielo que nos rodeaba era una maravilla. Teníamos miedo de que la famosa borrasca que entraba por el norte de la península llegase hasta nosotros. De hecho, vimos parte del frente nuboso muy cerca de nuestro cénit. Parecía un gran telón que amenazaba con cerrarnos la función. Pero todo quedó en una simple amenaza. Las nubes nos respetaron y nos dejaron continuar con nuestra observación.

La luna también hizo acto de presencia. Estaba en fase decreciente, por eso salió muy tarde. Como me encanta nuestro querido satélite, tomé posesión de La Bestia y me lié a tirar fotos.

La Luna
La Luna se veía imponente a través de La Bestia.

    Siguiente