AstroTiermes 2011 - De la generosidad de unos al asombro de otros

He querido titular así esta crónica porque refleja la realidad vivida en Tiermes la noche el viernes 23 y sábado 24. Algunos de los asistentes compartieron sus telescopios y su saber (y su esfuerzo) para que otros admiráramos decenas de maravillas del universo quedándonos asombrados de lo que unos buenos telescopios y unos buenos oculares son capaces de mostrar.

AstroTiermes 2011En esta observación he aprendido que la lista de objetos celestes a observar es muchísimo más extensa de lo que había imaginado. A cualquier persona que preguntes cuántas galaxias ha visto con telescopio es probable que pueda responder contándolas con los dedos de las manos. Saber que puedes ver miles de galaxias es algo que nunca hubiera imaginado. Gracias a la generosidad de quien ofrece sus telescopios y oculares sé que me faltarán cientos de manos para contar las galaxias que veré con ellos. En nombre de AstroFácil, gracias a todos los que llevasteis vuestros telescopios. Gracias a todos. Y en especial gracias Patricio, Jesús y Eduardo por mostrarme tantas maravillas del firmamento.

Es una pena pero sólo pude asistir a la observación del sábado. Según me contaron la del viernes fue similar.

El sábado las condiciones del cielo no eran todo lo buenas que uno quisiera pero estaban lo suficientemente bien como para disfrutar de verdad. A lo largo de la noche las condiciones mejoraron, hasta las 3 de la mañana, que el cansancio y la humedad hicieron que se acabara la observación.

Nosotros (Inma y yo) estuvimos en la explanada que hay detrás del Hotel. Allí había unos 10 telescopios. Entre ellos estaban los Dobson de Patricio y Jesús (con sus estupendos filtros). También estaba el C9” de Eduardo (tuneado) y sus estupendos oculares. Entre los demás había otro Dobson similar al de Jesús. Vamos que sobraban telescopios para mirar y eso es lo que hicimos los muchos asistentes. La generosidad de los que montaron sus telescopios y su gran conocimiento del cielo hicieron que la noche fuera la más productiva que he tenido nunca en cuanto a ver objetos celestes que nunca había visto antes. Mi asombro no paraba de crecer al ver las maravillas que observábamos. Vimos regiones H II en otra galaxia y cúmulos globulares de M31 y M33. Vimos las estrellas enanas blancas de algunas nebulosas planetarias y mucho más, incluido el cometa Garradd.

Voy a poner la extensa lista de objetos celestes que observamos para que comprendáis por qué digo que fue una noche productiva.

  • Cometa Garradd. Precioso cometa (actualmente en el Cisne). Con una cola corta pero ancha.
  • NGC6543 – Nebulosa Planetaria del Ojo de Gato (en el cuello del Dragón). Vimos su color verdoso y la enana blanca central. Nunca antes había visto la estrella central tan claramente como esta noche.



  • NGC6826 – The Blinking Nebula. Una nebulosa planetaria (en el Cisne) que la ves cuando no la miras. Al mirarla sólo ves su estrella central. Al mirar a su lado ves la nebulosa. Sorprendente y muy curiosa.
  • NGC7662 The Blue Snowball. Una nebulosa planetaria preciosa (en Andrómeda).
  • NGC404 – Galaxia lenticular llamada Fantasma de Mirach (en Andrómeda). Mirach es una brillante estrella de Andrómeda. Justo debajo de ella estaba la galaxia llamada.  Fantasma de Mirach.
  • NGC891 – Galaxia espiral vista de canto (en Andrómeda).
  • NGC5907 – Galaxia espiral vista de canto (en el Dragón). Con el telescopio de Jesús los extremos se salían del campo visual. Impresionante  (está a 40 millones de años luz de distancia (a 40 Tor-centímetros ó 40 Fut-Kilómetros en términos del Método Macarrón).
  • NGC 6960, 6979, 6992 y 6995- Nebulosa del Velo (en el Cisne). Resto de supernova. Impresionante con los filtros de Patricio y con el telescopio de Jesús. Esa noche quedó bautizada entre nosotros como la nebulosa de la “maraña” pues las ramificaciones de gas luminoso se expandían por todas partes. Viajar a lo largo y ancho de ella (con el mando del telescopio de Jesús), viendo todas sus partes (triángulo de Pickerin, la escoba de bruja, el velo este, el velo oeste y todas sus ramificaciones) es algo que corta el aliento. Me hubiera estado varias horas mirándola. Preciosa. Impresionante. Brillante.

Nebulosa del velo

    Página siguiente